MMS por Jim Humble y Andreas Kalcker ¿solución o suplemento mineral milagroso?

La Solución o Suplemento Mineral Milagroso (MMS) se comercializa como una alternativa de tratamiento milagroso para el SIDA, la hepatitis, malaria, herpes, tuberculosis, cáncer y muchas más de las enfermedades más temidas de la humanidad. La verdad es que el MMS es un veneno peligroso en el ámbito de la salud alternativa.

Muchas personas no saben que el MMS es esencialmente lejía (La lejía es un compuesto químico para la limpieza y desinfección de superficies, cuyo ingrediente activo es el hipoclorito de sodio). Es muy eficaz para matar las bacterias en los baños, pero ciertamente no se debe tragar. El ingrediente activo en MMS no es un mineral, pero el dióxido de cloro (cloro oxigenado), que está formado a partir de la combinación química de clorito de sodio y ácido acético (vinagre) o ácido cítrico.

MMS Milagroso suplemento mineral Chile diclorito de sodio

El MMS como un veneno mata gérmenes intrusos en su cuerpo, pero sería ingenuo creer que es cuidadosamente selectivo en lo que mata y destruye, o pensar que el daño sólo tiene consecuencias limitadas. Es sorprendente que el MMS se recomienda tan ampliamente, que se recomienda a las personas ya debilitadas y que se recomienda para uso a largo plazo. En verdad, los efectos secundarios potenciales a largo plazo y peligrosos del uso regular MMS deberían dar escalofríos.
Antes de continuar, una lección importante sobre la oxidación y los radicales libres es necesario para ayudarnos a entender las consecuencias a largo plazo del uso de MMS1 y su sucesor MMS2. Esta información es crucial para entender por qué MMS no es una solución de la medicina alternativa.
El oxígeno es un elemento esencial que sustenta la vida, pero en el lugar equivocado o en el momento equivocado, el oxígeno puede causar estragos en nuestras células, causando cáncer, lo que contribuye a la enfermedad cardiovascular, enfermedades degenerativas y el envejecimiento a través de un proceso llamado oxidación. Ustedes han visto los efectos de la oxidación cada vez que se ha observado un giro de manzana de color marrón y echarse a perder después de haber sido expuesto al aire, o cuando se ve la llama de una vela.

Nosotros usamos el oxígeno a fin de tener los electrones de las moléculas de azúcar y la grasa que utilizamos para combustible. Las moléculas que queremos mantener intactas, sin embargo, están sujetas a la influencia de la quema de oxígeno y que están en riesgo de perder electrones. El fuego de la llama de una vela ilustra muy bien la oxidación en el cual los electrones de la cera de la vela son arrancados por el oxígeno en la atmósfera con la resultante, perpetúa a sí mismo la liberación de la luz y el calor.

A medida que el oxígeno se abre paso a través del cuerpo, muchas de sus moléculas pierden un electrón. Esto significa que se convierten en iones químicamente inestables y altamente reactivos como radicales libres se forman. Estos subproductos metabólicos inestables de la producción de energía en las células se esfuerzan por estabilizar 'robando' un electrón de reemplazo de cualquier molécula vecina, dejando aún más moléculas dañadas a su paso.

Así es como los radicales libres en nuestro cuerpo se producen y causan inflamación, un proceso que es mejor conocido como estrés oxidativo o daño oxidativo. La oxidación puede incluso causar cambios debilitantes a su ADN.

Dependiendo de donde este daño oxidativo tiene lugar, puede llevar a cualquier número de las siguientes enfermedades: aterosclerosis (placas en los vasos sanguíneos), cáncer, artritis, cataratas, trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Alzheimer, las enfermedades autoinmunes, y muchos otros problemas de salud en general relacionada con el envejecimiento.

Cualquier radical libre de oxígeno implicado puede ser referido como una especie reactiva del oxígeno (ROS). Un ejemplo perfecto de un ROS es el ácido hipocloroso, que ahora es también conocido como Solución Mineral Milagrosa 2 (MMS2). Tenga en cuenta que la pérdida de electrones de las moléculas cuya integridad es vital para la estructura de nuestra membranas celulares, ADN, la piel o los ojos en los resultados de daños y enfermedades.

La oxidación es la fuerza más tóxica que afecta a todas las moléculas del cuerpo, es el enemigo de la juventud, el aliado de todas las enfermedades, y el mecanismo fundamental de todas las lesiones, el envejecimiento de todo, y, finalmente, de la muerte [1].

A estas alturas, usted debe entender por qué los antioxidantes son tan importantes. Los antioxidantes ayudan a contrarrestar o neutralizar los radicales libres antes de que puedan dañar nuestras células sanas por echar una mano (en realidad, un electrón) cuando la estabilización se necesita. Esta es la razón por la que nos gusta a tantos antioxidantes como la vitamina C, E, los carotenoides, el resveratrol, la taurina, la coenzima Q10, y la melatonina, por nombrar sólo algunos.

Cada persona está expuesta a los oxidantes y cada uno de nosotros tiene una gran variedad de defensas antioxidantes y la capacidad de reparación del ADN. Estos factores en conjunto, determinan el grado de daño al ADN inducido por oxidantes en cada uno de nosotros, y los niveles de tales daños, así puede contribuir al riesgo de cáncer, especialmente en los tejidos donde otros cambios pueden ya han ocurrido. Pero hay que tener en cuenta que la protección del ADN es esencial no sólo para protegernos del cáncer, sino también porque en todas nuestras células, el ADN lleva a nuestra identidad ancestral y las instrucciones y la información que mantienen nuestros cuerpos. También podríamos preguntarnos qué otras propiedades especiales podría ser latentes en nuestro ADN.

Pero por ahora, vamos a volver a MMS1, que es básicamente la combinación de clorito de sodio y ácido acético (vinagre) o ácido cítrico, que en conjunto forman el dióxido de cloro (cloro oxigenado). Los efectos tóxicos de dióxido de cloro se asocian con los de clorito de sodio - un oxidante muy fuerte que a una dosis de 10-15 gramos se considera que es letal. Incluso pequeñas cantidades de alrededor de 1 gramo pueden causar náuseas y vómitos.

Ahora sale esto: el protocolo MMS sugieren que se pueden tomar hasta 60 gotas por día. Hay 20 gotas en un gramo, lo que significa que el protocolo puede llamar a la ingesta de 3 gramos o más de lo que viene en la lejía de uso doméstico. Esto es tres veces la cantidad necesaria para producir náuseas y vómitos y el 20% de la cantidad necesaria para matar [2].

A pesar de que se nos dice que las náuseas y la diarrea son señales positivas de desintoxicación cuando se sigue el protocolo MMS, puede estar seguro de que en realidad son la forma en que nuestro cuerpo nos dice que está siendo envenenado. Si le sucede vomitar, entonces pueden estar seguros que podría ser el modo de salvar su vida a modo de evitar una sobredosis letal de MMS!

De hecho, hay varios testimonios de los efectos secundarios negativos y la muerte por lo menos un relacionados con MMS que usted puede encontrar fácilmente en Internet [2].

La popularidad de los MMS y su comercialización ferviente, casi religiosa implicó la afirmación que ha curado de la malaria a decenas si no cientos de miles de personas. Suena muy noble en efecto, pero el MMS clorito de sodio es bien conocido por causar hemólisis de los glóbulos rojos - lo que significa que los glóbulos rojos se rompen y son destruidos. En realidad, mata las células rojas de la sangre por lo que el parásito de la malaria es asesinado, ya que invade los glóbulos rojos. MMS probablemente mata el parásito y las células rojas de la sangre. De hecho, los consumidores de MMS pueden desarrollar anemia.

MMS realmente suena como una droga alopática peligrosa, similar a los antibióticos o la quimioterapia. ¿Por qué es que no vemos muchos esfuerzos para eliminar este veneno del mercado, cuando en los últimos tiempos ha habido un empuje para eliminar vitaminas y antioxidantes saludables por los organismos como la FDA y el Codex?
MMS es más asesino que los antibióticos y tiene el potencial de matar a todos los tipos de microbios, incluidos los virus. Tal arma asesina tiene otras consecuencias para su cuerpo, y las terapias asesinas nunca deben ser el primer curso de acción cuando se trata de una enfermedad. Nunca debe ser una opción cuando somos capaces de tomar el control de nuestra salud a través de la dieta y las terapias adecuadas.
Revisemos algunas hojas de datos de seguridad de los ingredientes MMS: El dióxido de cloro es un oxidante fuerte, y como tal, reacciona violentamente con materiales combustibles, mercurio, amoniaco, azufre y muchos compuestos orgánicos [3].

El clorito de sodio es un fuerte irritante de la piel, ojos y tracto respiratorio; un fuerte oxidante que promueve la combustión, las soluciones concentradas puede ser corrosivo para la piel y los ojos, anemia hemolítica leve y la metahemoglobina mayor en los varones se observó en estudios de alimentación animal [4].

Los efectos agudos de salud del dióxido de cloro: La ingestión no es una vía normal de exposición (a excepción gracias a los MMS!), Es dañino si se ingiere, puede causar irritación en la boca, el esófago, el estómago y las membranas mucosas (por lo tanto, diarrea, náuseas y vómitos!).

Contacto con los ojos: El contacto causa enrojecimiento, irritación, dolor, visión borrosa, lagrimeo, lesión en la córnea y quemaduras. Inhalación: Nocivo por inhalación, tos, dolores de cabeza, dificultad para respirar, náuseas, dificultad para respirar, edema pulmonar.

Los efectos crónicos de salud: pueden tener efectos sobre los pulmones, dando lugar a bronquitis crónica y daño pulmonar permanente [5]. En resumen, MMS nunca debe ser un tratamiento de salud, alternativo o de otra manera!

Ahora aquí es donde las cosas se ponen aún más interesantes. Introduzca MMS2, que funciona de manera más sutil y por lo tanto es más peligroso que su predecesor.

MMS2 es básicamente hipoclorito de calcio, que es un compuesto químico ampliamente utilizado para el tratamiento del agua y como un agente de blanqueo y desinfección (polvo de blanqueo). Esto es de hecho una un mineral, pero un mineral que reacciona para producir ácido hipocloroso cuando se ingiere.

El ácido hipocloroso (HOCl), que es una combinación de hidrógeno, oxígeno y cloro, es lo que algunos de nuestros glóbulos blancos producen con el fin de matar las bacterias a través del bien conocido proceso llamado oxidación. HOCl es un poderoso oxidante de hecho, y como he mencionado antes, es el ejemplo perfecto de una especie de oxígeno reactivo (ROS peligrosos).

Al igual que con MMS1, los patógenos no pueden desarrollar una resistencia a MMS2 y esto está relacionado con los radicales libres potentes que libera. ¿Suena bien? Bueno, no realmente. MMS2 está destinado a crear altas concentraciones de este peligroso ácido hipocloroso oxidativo en nuestros cuerpos con el fin de matar a los poderosos e incurable de las enfermedades, o por lo que se reclamaban.

Desafortunadamente, la cantidad de HOCl que nuestro cuerpo ya es capaz de producir por sí mismo es bastante peligroso. De hecho, algunos de nuestros glóbulos blancos tienen efectos tóxicos y perjudiciales en nuestro ADN a través de la formación de ácido hipocloroso [6, 7]. Lo que es más, los antioxidantes están siendo estudiados y utilizados con éxito para bloquear el ácido hipocloroso de crear daños en el ADN [7, 8, 9, 10]. Sí, daños en el ADN! Esto es peligroso hasta el extremo!

Otra forma en que MMS2 puede causar daño es a través de la activación de los malos factores de transcripción'. Los radicales libres tales como el ácido hipocloroso y otras toxinas pueden causar los factores de transcripción para iniciar una serie de reacciones genéticos que resultan en cáncer.

Los factores de transcripción son proteínas que facilitan la expresión de genes - es decir, hacen que el material genético haga algo. Un factor de transcripción particular, NF kappa B, se ve influenciado por los radicales libres o toxinas que normalmente se activan. Una vez activado, este factor de transcripción entra en el núcleo de las células donde reside nuestro ADN y puede activar genes que podrían cambiar una célula potencialmente maligna en una absolutamente maligna [8].

El ácido hipocloroso (MMS2) activa este infame NF-kappa B factor de transcripción, sobre todo en la ausencia de antioxidantes como taurina [11,12]. NF-kappa B también tiene un papel crucial en la inflamación, y por lo tanto en última instancia, provoca la enfermedad. El MMS2 se promovió como una cura para el cáncer y muchas otras enfermedades esto es simplemente desconcertante.

Pero eso no es todo, amigos. Se pone peor! De hecho, el ácido hipocloroso (MMS2) tiene el poder para clorar los componentes básicos del ADN, rompiendo la doble hélice del ADN, aparte y por lo tanto interferir con sus funciones biológicas vitales [13]. Por cierto, los nuevos escáneres de seguridad del aeropuerto se pueden romper la doble hélice de nuestro ADN, así [14]. ¿Vemos un patrón aquí?

Algunos afirman que el ácido hipocloroso es peligroso sólo para gérmenes intrusos, pero en realidad hay estudios que han determinado que las propiedades del ácido hipocloroso que lo hacen como un potente agente asesino de error puede dañar nuestros cuerpos por el mismo mecanismo utilizado para destruir los insectos invasores patógenos [15]. Uno de estos estudios no podía tener un nombre más apropiado: "Vivir con un asesino. Los efectos del ácido hipocloroso en células de mamíferos [15]"

Ha sido bien documentado que hay una variedad de trastornos ligados a los efectos nocivos del ácido hipocloroso en nuestros cuerpos como la diabetes, la obesidad, la depresión, la hipertensión, la gota, insuficiencia renal, y el autismo, entre otras condiciones [12].

Esto tiene sentido en vista de nuestra breve revisión de la oxidación: siempre que haya daño oxidativo, que es la enfermedad. Lo que es más, nuestro cerebro tiene una alta demanda de oxígeno, y por lo tanto son particularmente sensibles al daño oxidativo.

Por lo tanto, no viene como una sorpresa que nuestra mente es a menudo el canario en la mina de carbón. A menudo nos damos cuenta de los primeros efectos inflamatorios en nuestro cuerpo a través de la falta de claridad o niebla en el cerebro, problemas de memoria e insomnio.

El ácido hipocloroso tiene el potencial de ser extremadamente neurotóxico para nuestro cerebro, donde literalmente oxida ciertos lípidos y proteínas, lo que les impide el ejercicio de sus funciones y contribuir a los trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer y la esclerosis múltiple [16].

Además, el ácido hipocloroso puede ser muy peligroso en ciertos ambientes [17]. Su poder oxidante fuerte hace que el producto químico sea muy peligroso, porque puede llegar a ser explosivo si se combina con ciertas sustancias. Adición de ácidos a una solución de ácido hipocloroso precipitará este proceso, haciendo que la mezcla sea inestable, liberando gas de cloro, y que puede causar una reacción química explosiva.

El compuesto tiene que ser manejado con cuidado, ya que puede liberar gas de cloro peligroso si se mezcla con productos para el hogar aparentemente seguros. El gas de cloro puede causar problemas considerables en la salud o la muerte, especialmente en espacios con poca ventilación, lo cual es una razón por la cual no es aconsejable mezclar los productos químicos para el hogar como cloro al azar.

Para complicar aún más esta tragedia, el MMS está siendo promovido con el uso de DMSO [18]. DMSO (dimetilsulfóxido) es un solvente que mejora la disponibilidad y la eficacia de muchos medicamentos en todo nuestro cuerpo, potenciando sus efectos. Tiene la capacidad de distribuir un medicamento profundamente en nuestros cuerpos. Lo preocupante es que el DMSO también muy atraviesa fácilmente la barrera sangre-cerebro. Esta propiedad es exactamente la razón por DMSO se utiliza ampliamente como un transportador efectivo de determinadas sustancias en nuestro cerebro que de otro modo no pueden cruzar la barrera mencionada [19].

A pesar que el DMSO por sí mismo es un poderoso antioxidante, tenga en cuenta que tiene la capacidad de potenciar y llevar a un peligroso veneno, como el MMS1 y MMS2 al cerebro. Por ahora, espero que quede claro por qué esto es una idea muy, muy mala.
Por favor comparta este artículo a cualquier consumidor de MMS. Ellos tienen el derecho de saber lo que está pasando dentro de sus cuerpos y su ADN al ingerir dióxido de cloro.

MMS Milagroso Suplemento Mineral investigación de Jim Humble y presentación "El Milagroso Dióxido de Cloro" de Andreas Ludwing Kalcker en el Congreso de Ciencia y Espíritu (2009). Más información en: Jim Humble y la Mafia del MMS
En internet encontraran muchos sitios donde se comentan experiencias positivas con el uso de la Solución o Suplemento Mineral Milagroso (MMS), especialmente en casos de infecciones. También se sorprenderán que los defensores se escudan detrás de argumentos donde han "observado a cientos de pacientes", pero ninguno de ellos presenta estudios clínicos donde exista un seguimiento de los efectos residuales del dióxido de cloro a mediano plazo.

También hay inconsistencias y contradicciones diciendo que "No existen efectos secundarios", pero luego mencionan que se pueden sufrir mareos, diarrea y vómitos, pero lo atribuyen a el Efecto Herxheimer o "Estrés Oxidativo".

Otro de los argumentos utilizados es que el MMS no ataca a las células sanas ni a los microbios benéficos por que tienen un "pH superior a 7 y sólo se pueden destruir con una fuerza oxidativa mayor de 1.45 milivoltios, y que por ende el dióxido de cloro, en las cantidades que se desprenden del MMS, no tiene fuerza para dañar el cuerpo.... Por tanto la fuerza oxidativa ... es suficiente para acabar "selectivamente" con todas las sustancias ácidas y anaeróbicas del cuerpo sin dañar el equilibrio vital del organismo".

Volvemos a lo mismo, si sabemos que las enfermedades e infecciones en general son en parte producto de un desbalance del equilibrio ácido-base de todo el organismo, manifestándose la mayoría de las ocasiones en un aumento de la acidificación sanguínea. Como es posible que este producto sea selectivo si TODO NUESTRO ORGANISMO ESTA PRESENTANDO SÍNTOMAS POR EL EXCESO DE DESECHOS TÓXICOS Y ACIDEZ DE LA SANGRE. Siguiendo los postulados de sus fervientes defensores, entonces este producto ACTÚA EN TODO NUESTRO ORGANISMO y no selectivamente como nos quieren hacer creer.

Además, efectivamente este producto mata bacterias y microorganismos, pero además como ellos dicen "Ya en la sangre el dióxido de cloro se va liberando poco a poco en las siguientes 12 horas de su administración y mantiene su actividad curativa pues "sólo se activa" cuando encuentra tejido con exceso de radicales ácidos que, por su misma presencia, requieren ser oxidados. Entonces el dióxido de cloro "explota"... Si claro!!!. explota matando los microbios y sus células también!!

Además, mencionar que la prohibición del uso de este producto se debe a la conspiración de los laboratorios médicos o "Mafia Sanitaria" porque su uso milagroso afectaría sus intereses comerciales. Argucias poco profesionales y que sólo confunden a las personas comparando los efectos negativos de muchos medicamentos que se comercializan libremente y que también tienen efectos negativos para la salud.

Los hechos hablan por si mismos. Si existen médicos o científicos profesionales que creen en el MMS, entonces por qué en estos últimos 10 años no han resuelto realizar un estudio que permita demostrar claramente los beneficios que dicen proveer. Como dice la sabiduría popular "Ante las dudas es mejor abstenerse!!.

Experiencia Personal con el Diclorito de Sodio: Caso Real

En algún momento también caí en la trampa del MMS y las bondades milagrosas de diclorito de sodio. Incluso lo compré y repartí algunos frascos en mi familia. Lamentablemente en ese momento sólo me deje llevar por los comentarios positivos que habían en internet y los casos descritos en los libros del MMS.

Aunque seguimos los protocolos mencionados y por suerte somos personas sanas, utilizamos el producto para una simple infección bucal. Pero cuando mi madre tomó el medicamento la primera vez, tuvo reacciones adversas muy severas y fuertes dolores de estómago. Yo a pesar que lo había ingerido también el mismo día no tuve síntomas ni efectos secundarios. Pero al ingerirlo al tercer día, el fuerte dolor de cabeza y nauseas, me hicieron reaccionar, y pensé que era posible que esta "Solución Milagrosa era peligrosa". Así que me comunique con los familiares y amigos a quienes les había hablado de las bondades de este producto y les pedí por favor que no lo consumieran, pues tenía serias dudas a las posibles reacciones debido a mi propia experiencia.

Desde ese momento comence a buscar más información, pero con respaldo científico y de profesionales calificados en medicina, no buscadores de oro ni seudocientíficos como Jim Humble.[20]

Parte de la información de este post corresponde a un artículo y resumen de la investigación publicada por la Dra. Gabriela Segura*. Es la información más simple y de fácil comprensión que he podido encontrar para que las personas descubran los efectos peligrosos y nocivos del diclorito de sodio.

Es fácil dejarse engañar y aun más cuando no sabemos de las sociedades e intereses comerciales que hay entre el descubridor del MMS y el Presentador del Milagroso Dióxido de Cloro. Las buenas intenciones se pierden, se mezclan mentiras con verdades y parece ser más la venta de aceite de serpiente de personas que tienen un fuerte complejo mesiánico.
En Chile también se ha difundido últimamente, a través de un libro gratuito de un Neurocientífico. Después de haber leído detalladamente sobre los efectos negativos y secundarios del diclorito de sodio, y más aún por haber tenido la experiencia real en conjunto con mi familia, creo que es una gran irresponsabilidad que se incluya como un Factor dentro del Protocolo de Cura Homeostática.
Cualquier persona con conocimientos básicos comprende que la mayoría de las enfermedades y desbalances del equilibrio ácido/base son producidas por el consumo de azúcar y por el alto nivel de acidificación en la sangre que presentamos con la ingesta de alimentos procesados y otros, así como también por una deficiente capacidad de desintoxicación del cuerpo, cuando los órganos no son capaces de eliminar el exceso de tóxinas.
Si le parece apropiado ayude a difundir esta información y si por falta de información o experiencia ha contribuido a apoyar el consumo de diclorito de sodio, todavía está a tiempo de corregir, realizar las modificaciones necesarias para evitar que otras personas cometan el mismo error.

*Gabriela Segura, M.D. Médico Cirujano cardiovascular con amplia experiencia e interés en la medicina alternativa, la investigación, la psicología y la condición humana. MMS: Solución Mineral Milagrosa o Caballo de Troya? Su cuerpo y ADN Deciden.

Fuentes de Referencias:
[1] Sydney Macdonald Baker, Detoxification and Healing. New York: McGraw Hill, 2004.
[2] Snake Oil Humbles Nexus Conference, Sott.net
[3] Safety data for chlorine dioxide, physchem.ox.ac.uk
[4] Sodium chlorite entry on Haz-Map.nlm.nih.gov
[5] Chlorine Dioxide Material Safety Data Sheet from Halox Technologies, Inc. (PDF)
[6] Güngör N, Knaapen AM, Munnia A, Peluso M, Haenen GR, Chiu RK, Godschalk RW, van Schooten FJ. Genotoxic effects of neutrophils and hypochlorous acid. Mutagenesis, Volume 25, Issue 2, 2010, Pages 149-154.
[7] Gomez-Mejiba SE, Zhai Z, Gimenez MS, Ashby MT, Chilakapati J, Kitchin K, Mason RP, Ramirez DC. Myeloperoxidase-induced genomic DNA-centered radicals. The Journal of Biological Chemistry, Volume 285, No. 26, 2010, Pages 20062 - 20071.
[8] Burt Berkson, M.D., PhD. The Alpha Lipoic Acid Breakthrough, New York: Three Rivers Press, 1998.
[9] Ximenes VF, Padovan CZ, Carvalho DA, Fernandes JR. Oxidation of melatonin by taurine chloramine. Journal of Pineal Research, 2010, May 27.
[10] Kawai Y, Matsui Y, Kondo H, Morinaga H, Uchida K, Miyoshi N, Nakamura Y, Osawa T. Galloylated catechins as potent inhibitors of hypochlorous acid-induced DNA damage. Chemical Research in Toxicology. Volume 21, Issue 7, 2008, Pages 1317-1495.
[11] Schoonbroodt S, Legrand-Poels S, Best-Belpomme M, Piette J. Activation of the NF-kappaB transcription factor in a T-lymphocytic cell line by hypochlorous acid. The Biochemical Journal. Volume 321, 1997 Pages 777-785.
[12] Pennathur S., Maitra D., Byun J., Sliskovic I., Abdulhamid I., Saed G. M., Diamond M.P. and Abu-Soud H. M. Potent antioxidative activity of lycopene: A potential role in scavenging hypochlorous acid, Free Radical Biology and Medicine, Volume 49, Issue 2, 2010, Pages 205-213.
[13] Prütz, W. A. Hypochlorous acid interactions with thiols, nucleotides, DNA and other biological substrates. Archives of Biochemistry and Biophysics, Volume 332, No. 1, 1996, Pages 110-120.
[14] How Terahertz Waves Tear Apart DNA, Sott.net
[15] Pullar J.M., Vissers M.C., Winterbourn C.C. Living with a killer: the effects of hypochlorous acid on mammalian cells. IUBMB Life, Volume 50, 2000, Pages 259-266.
[16] Nusshold C., Kollroser M., Köfeler H., Rechberger G., Reicher H., Üllen A., Bernhart E., Waltl S., Kratzer I., Hermetter A., Hackl H., Trajanoski Z., Hrzenjak A., Malle E. and Sattler W. Hypochlorite modification of sphingomyelin generates chlorinated lipid species that induce apoptosis and proteome alterations in dopaminergic PC12 neurons in vitro, Free Radical Biology and Medicine, Volume 48, Issue 12, 2010, Pages 1588-1600.
[17] What is Hypochlorous Acid?, wiseGEEK.com
[18] A New Way to Administer MMS, mms-articles.com
[19] Dr. Morton Walker. DMSO Nature's Healer. New York: Avery, 1993
[20] Relato personal del autor blog "Destacado by Sailor".

Te puede interesar también:
Síntomas por Micotoxinas de Hongos
Alergia a la Cafeína: Té, Café y Bebidas energéticas
Síntomas y Tratamiento para la Candidiasis
Medicina alternativa para el Cáncer